La Conciliación Bancaria

Toda empresa que cobre o pague a través del banco necesitará realizar periódicamente una conciliación bancaria. Al conciliar el banco, se compara el saldo que hay en la cuenta bancaria y el saldo contable de la correspondiente cuenta de bancos.

Con este proceso se buscan discrepancias entre ambos saldos y se realizan los ajuntes pertinentes para que tanto el saldo bancario como el saldo contable concuerden. En este artículo vamos a ver cómo se realizan las conciliaciones bancarias junto a algunos ejemplos.

La importancia de una conciliación bancaria

A pesar de que no es una obligación legal, sí es recomendable realizar periódicamente conciliaciones bancarias para que los registros contables sean representativos del dinero que tenemos en bancos.

Lo normal en el día a día de las empresas es que se registren contablemente compras y ventas cuyos pagos y cobros no han sido registrados por el banco o al revés.

Por consiguiente, el saldo según el banco va a tener un valor mientras que el saldo contable de la cuenta bancaria (el dinero que hay disponible en el banco según la contabilidad) va a representar otro valor distinto.

La conciliación bancaria ayuda al contable a encontrar la diferencia en los importes y realizar los ajustes necesarios.

Normalmente, los errores se suelen encontrar en el saldo contable de la cuenta bancos. Casi nunca van a haber errores en el extracto bancario.

¿Con qué frecuencia hay que conciliar los bancos?

La frecuencia con la que realizar una conciliación bancaria dependerá del tamaño de la empresa y el volumen de operaciones que tenga.

De esta forma, para un pequeño empresario puede que sólo sea necesario conciliar bancos con su saldo contable una vez al mes.

Para empresas que realicen muchas ventas será más conveniente conciliar su saldo bancario con más asiduidad: una vez a la semana.

Aunque nadie impide realizar una conciliación diariamente o seis veces al mes.

Sí es importante no realizar la conciliación a fecha de hoy, debido a que el día no ha terminado aún y por lo tanto el dinero disponible en nuestra cuenta puede variar.

La fecha actualizada más reciente para la cual se puede hacer una conciliación es la del día anterior.

Tipos de Conciliación Bancaria

1.- Conciliación Individual

Partimos del saldo de nuestros libros contables y realizamos aquellos ajustes para que el saldo contable sea igual al saldo proporcionado por el banco. Para ello tendremos que contabilizar aquellas transacciones que han sido registradas en el extracto bancario pero de las que no hay constancia en nuestra contabilidad.

2.- Conciliación Conjunta

Los ajustes contables los realiza aquella parte que cometió los errores: si se trata del banco, se le notificará para que realice las correcciones oportunas. Si las discrepancias son debido a errores de la empresa deberá realizar la conciliación el contable o la persona responsable. Aunque pueda darse el improbable caso, es muy raro que el error lo cometa el banco.

Cómo hacer una Conciliación Bancaria

Cómo hacer una conciliación bancariaVamos a ver los pasos para hacer una conciliación bancaria por parte de la empresa, que es lo normal.

Primero se realiza una comprobación del extracto bancario en el que se detalla tanto el saldo como las operaciones que ha registrado el banco.

Por otra parte, necesitamos el libro mayor de la cuenta bancos que nos dice el dinero disponible en la entidad bancaria según nuestra contabilidad.

Teniendo ambos documentos para comparar, procederemos a identificar las transacciones que no se hayan registrado por ambas partes (nuestra contabilidad y el banco).

Una vez identificadas las discrepancias, debemos realizar aquellas anotaciones en nuestra contabilidad para que el saldo contable coincida con el saldo bancario.

En el siguiente apartado voy a resolver un ejemplo para que aprendas a realizar la conciliación bancaria.

Conciliación Bancaria: Ejemplo

Estoy cerrando la contabilidad del año y entre las tareas que debo hacer se encuentra la conciliación bancaria a fecha 31 de diciembre. El extracto bancario de dicho mes presenta los siguientes movimientos.

FechaDescripciónImporteSaldo
05/12/2018Recibo del teléfono-80,009.000,00
10/12/2018Recibo energía eléctrica-400,008.600,00
15/12/2018Factura del Cliente Sr. X+500,009.100,00
20/12/2018Comisión del datáfono-509.050,00
30/12/2018Honorarios del Abogado-6008.450,00
Mi libro mayor de bancos tiene los siguientes movimientos:

FechaDescripciónDebeHaber
05/12/2018Recibo del teléfono80
10/12/2018Recibo energía eléctrica400
15/12/2018Factura del Cliente Sr. X500
31/12/2018Saldo9.100

El saldo según el banco es 8.450 € mientras que según mi contabilidad es de 9.100 €.  Por tanto hay pagos por valor de 650 € que no he contabilizado.

Como podemos ver, los dos últimos movimientos del extracto bancario (comisión del datáfono y honorarios del abogado) no han sido registrados en mi contabilidad, por lo que habría que contabilizar ambas operaciones para finalizar la conciliación bancaria.

Para contabilizar la comisión por el uso del datáfono:

ConceptoDebeHaber
Servicios bancarios50
Banco50

Para contabilizar el pago al abogado (voy a obviar el IVA de la factura para simplificar):

ConceptoDebeHaber
Servicios de profesionales independientes600
Bancos600

Tras estos ajustes podemos comprobar que el saldo bancario es el mismo tanto por el banco como por mi contabilidad.

Formato de conciliación de bancos

El ejemplo que hemos analizado antes sirve para un negocio que no tenga un gran volumen de operaciones. Cuando la empresa realiza una gran cantidad de cobros y pagos a través del banco se hace necesario usar una plantilla que nos permita ahorrar tiempo y disminuir los errores a la hora de conciliar los bancos con nuestra contabilidad.

Modelo de Conciliación Bancaria

Saldo contable de la cuenta de Bancos

Cobros registrados en el banco y no en la contabilidad (1)

Pagos registrados por el banco pero no en la contabilidad (2)

Pagos contabilizados por la empresa y no por el banco (3)

Cobros contabilizados por la empresa y no por el banco (4)

= Saldo según el extracto bancario

La fórmula de conciliación parte del saldo según nuestra contabilidad al cual hay que:

  1. Sumar los cobros que no hemos contabilizado pero sí aparecen en el extracto bancario.
  2. Restar los pagos que no hemos contabilizado pero sí aparecen en el extracto.
  3. Sumar los pagos que sí hemos contabilizado pero no aparecen en el extracto.
  4. Restar los cobros que sí hemos contabilizado pero no aparecen en el extracto.

Con estas cuatro operaciones llegaremos al valor del saldo según nuestro banco. Ahora nos faltaría registrar los cobros/pagos que se encuentren en el extracto bancario pero no habíamos contabilizado.

Puede ocurrir que haya operaciones que ya tengamos contabilizadas pero el extracto no las refleje debido a que el cargo o abono bancario todavía no se ha producido. En estos últimos casos no procede registrar ninguna anotación en nuestra contabilidad.

 Consejo : No confundir los conceptos de cargo y abono de la cuenta de Bancos. En contabilidad un cargo es una entrada de dinero (cobro), y un abono una salida de fondos (pago). En los movimientos de una cuenta bancaria el significado es inverso: un cargo es una salida de dinero en la cuenta mientras que un abono bancario es un ingreso.

Esta tarea puede resultar tediosa de realizar manualmente, por lo que contar con un programa de contabilidad que permita la sincronización con bancos nos ahorrará tiempo, ya que realizará la conciliación de forma automática por nosotros, como hace Holded.
.

Holded

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Juan Antonio González
  • Finalidad: Gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Almacenamiento: en la base de datos de mi hosting, Copernico Technology